Esta meditación es muy adecuada para personas que se están iniciando, ya que pone la conciencia sobre la respiración y los pulmones.

Se realiza colocando la mano izquierda tocando el pecho, a la altura del corazón, con los dedos juntos y señalando a la derecha, en paralelo al suelo.

La mano derecha se mantiene elevada a la altura del corazón o los hombros, con la palma al frente y Jñana mudra (dedos pulgar e índice tocándose).

Se respira pausadamente, conteniendo el aire en los pulmones el tiempo que se pueda y, al vaciarlos, aguantando lo máximo posible antes de volver a inspirar. Debe convertirse en un flujo constante, ligero y sencillo, en el cual encontrarse cómodo.

Se recomienda una duración de entre 5 a 30 minutos. Al finalizar, realiza tres inspiraciones más profundas.

La mano izquierda sobre el corazón crea calma, mientras que la derecha está receptiva y en paz, y en conjunto induce a la tranquilidad al mismo tiempo que fortalece los pulmones y el corazón.

Esta postura favorece la claridad de los pensamientos y la conexión desde el corazón, equilibrando la energía mental hacia tu centro. Si estás inquieto, puedes servirte de esta meditación para volver a tu centro y actuar desde tu corazón.

Deja tus comentarios
Nombre
Correo electrónico
Comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Juan Francisco Díaz Quiles.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  OVH Hispano SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad