Se dice que la meditación es el yoga de la mente. Así pues, meditar es un ejercicio para nuestra mente. Es importante destacar el principio básico de la meditación: no hacer nada. Y al no hacer nada, tampoco debe ocurrir nada.

Existen muchas formas de meditar, técnicas o trucos. Sin embargo, cada persona tendrá su propia forma de entender la meditación y, por tanto, de practicarla.

  • Se recomienda meditar a primera hora del día, antes de desayunar, aunque en la práctica, cualquier hora es beneficiosa.
  • Encuentra un lugar donde te sientas a gusto y tranquilo, en casa u otro lugar.
  • Aíslate de distracciones como el móvil o teléfono fijo, el reloj…
  • Previamente, libérate de tensiones y preocupaciones mediante estiramientos, ejercicios corporales o auto masajes, expresando con la voz cualquier sonido que surja así como permitiendo la liberación de gases o bostezos.
  • La música sirve para relajar, para meditar puede ser una distracción.
  • Encuentra una postura cómoda y sin molestias. En el suelo, puedes sentarte sobre un cojín duro para elevar la espalda, con pies y rodillas de forma que te sientas cómodo. Puedes meditar también sentado en una silla o tumbado.
  • Relaja tu cuerpo llevando la atención a cada articulación y músculo. Puedes imaginar en tu mente cómo se van relajando tus músculos, desde los pies hasta la cabeza.
  • Mantén los ojos ligeramente abiertos, desenfocando la vista a un palmo de los ojos, como si los dejaras bizcos. Meditar con los ojos cerrados puede adormecerte.
  • Coloca las manos con el mudra que desees, deja la cadera ligeramente hacia delante, con la espalda recta y erguida, hombros sin tensión, barbilla ligeramente hacia abajo, con la lengua en el paladar y la mandíbula suelta.
  • Lleva toda tu atención a tu respiración, sin modificarla. Observa cómo respiras.
  • Empieza a meditar con 5 minutos totalmente en silencio y, a medida que pasen los días, ve aumentándolos hasta llegar a 30 o 50 minutos.
  • Si te empieza a picar cualquier parte del cuerpo o tienes alguna sensación, permítete transcenderla mediante la palabra interior “sensación” hasta que desaparezca.
  • Si te vienen pensamientos, imagina que son nubes que van pasando por tu mente y que el viento se los lleva, con la palabra interior “pensamiento” hasta que se vaya.
  • Aléjate de expectativas, objetivos o éxitos a conseguir, no debe suceder nada.
  • Al terminar, inspira profundamente y mueve lentamente primero manos y pies, brazos y piernas, y luego el resto del cuerpo. Realiza estiramientos para contactar con tu cuerpo físico.
Deja tus comentarios
Nombre
Correo electrónico
Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.